Jueves, 21 de julio de 2011

LOS TINAJONES DE CAMAG?EY??????
Osvaldo R. Masseroli
?

?"No abundan los aljibes; el agua se recoge en hermosas tinajas, colocadas en los patios, por?su gran cantidad contendr?n? 4 o 6 de ellas la cantidad de agua de un aljibe".

As? describi? Antonio Bachiller y Morales , los tinajones camag?eyanos, en 1838 , al visitar Santa Mar?a del Puerto del Pr?ncipe.

El tinaj?n ese interesante recipiente de barro cocido, que por espacio de muchas d?cadas ha sido el s?mbolo fundamental para representar a Camag?ey, tiene una larga historia, con muchas inc?gnitas, que se remontan a los primeros siglos de la colonizaci?n hispana en la isla.

Por supuesto el tinaj?n no es originario de Camag?ey, sino de las provincias andaluzas de Espa?a donde abundan dep?sitos de barro para guardar los aceites de olivo, y que fueran los antecesores de los de la provincia agramontina. Camag?ey afront? - siglos atr?s - graves problemas con el agua. A la vez , abundaban a los alrededores de la villa principe?a tierras arcillosas, barro de excelente calidad, y, presumiblemente, el fen?meno de la escasez de agua, fuera la causa de buscar una soluci?n acordes con las caracter?sticas del terreno. As? surgi? el tinaj?n para guardar el precioso l?quido. Del barro rojo de la sierra de Cubitas comenzaron a fabricarse los tinajones desde los a?os del 1.600, seg?n datos obtenidos.

?La fabricaci?n de los tinajones comenzaron a principios del siglo XVII, y hubo numerosos artesanos que convirtieron su manufactura en un esmerado trabajo de artesan?a. A trav?s de los siglos, el tinaj?n sufri? transformaciones en la cresta , la panza y base, y aunque no existan elementos visibles que permitan determinar su edad, las caracter?sticas morfol?gicas, brindan un magn?fico apoyo para su estudio.???????????? ????????????????????????

Los tinajones se estuvieron fabricando hasta mediados del siglo XIX, y aunque se ignora porque ces? su producci?n, muchos? lo atribuyen a una cantidad exagerada en la ciudad de Camag?ey? - llamada entonces Puerto Pr?ncipe - y sus alrededores. este criterio podemos aceptarlo como l?gico si tenemos en cuenta que , colocados en un patio, dichos recipientes sufr?an poco deterioro, y era dif?cil su destrucci?n, a menos que fuera premeditada.

Conviene destacar que en la vecina isla de Jamaica , que fue colonia de Espa?a hasta
1655, hay algunos tinajones semejantes a los camag?eyanos. En diciembre de 1900,
las autoridades norteamericanas de ocupaci?n, realizaron un inventario de los tinajones existentes dentro de los limites de la ciudad de Puerto Pr?ncipe que arroj? un total de? 16.483 recipientes. Hoy seg?n datos ofrecidos la cantidad podr?a oscilar en unos 2.500 , de aquellos censados en el 1.900.
El mas antiguo data de el a?o 1760.?
Aunque Camag?ey es denominada la Ciudad de los Tinajones, estos tambi?n fueron
fabricados en otras ciudades de Cuba , como Trinidad y Sancti Sp?ritus,? y en otras partes de la Am?rica Latina como Per? y Chile.

El tinaj?n se utilizaba para guardar agua . Al comenzar las lluvias,? se esperaba? que el? primer aguacero? limpiara el polvo depositado durante la seca en los tejados y luego
reci?n se comenzaba a guardarse el agua. Para llevar el agua a los tinajones se utilizaba un curioso sistema de canales, construidos antiguamente de madera y con posterioridad de hojalata o lat?n.
Toda casa del siglo XIX ten?a por lo menos un tinaj?n? y sus moradores aunque contaban con pozo y aljibe, prefer?an para beber y cocinar? el agua del tinaj?n, la cual, adem?s de mantener una frescura agradable no sufr?a descomposici?n. Una vez llenos los tinajones algunas familias les colocaban una tela mosquitera, para as?? impedir que los mosquitos depositaran las larvas en el agua. Adem?s de dicha tela, se utilizaba una tapa de los mismos materiales que las canales. Con cuatro tinajones de regular tama?o,? una familia ten?a resuelto durante un a?o el problema de agua potable.

Son? numerosas? las an?cdotas que sobre ellos se han contado, como que,? fue el escondite preferido por galanes sorprendidos infraganti , y? tambi?n sobre las? propiedades del agua acumulada en ellos.

Durante la ?poca neo-colonial se lleg? a especular con los tinajones, que eran comprados a precios ?nfimos y luego vendidos como valiosas reliquias,? trasladados a La Habana, e incluso a diversas ciudades de Estados Unidos.

Hoy en d?a y pese a ser el Tinaj?n el sello de identidad de Camag?ey, echamos de menos la presencia mas cantidad de ellos en? plazas y parques del centro de la ciudad.

Primeros Tel?fonos en la ciudad

?

????

?D?nde funcion? la primera empresa telef?nica de Camag?ey? Pues en el edificio de la foto: Rep?blica esquina al Callej?n de la Soledad, en el mism?simo centro de la ciudad.

Fue en el a?o 1906 cuando Don Lorenzo Coll y Mora adquiri? la concesi?n para la red telef?nica de la ciudad de Camag?ey. Anteriormente ya la hab?a obtenido tambi?n para la ciudad de Guant?namo.

Lorenzo Coll y Mora era natural de Mallorca, en las Islas Baleares, Espa?a, y emigr? a Cuba estableci?ndose en la ciudad de Santiago de Cuba. Casado con la Sra. Teresa Torres Pons, tambi?n de ascendencia espa?ola, se dedic? primeramente a actividades del comercio.

En 1906 se traslad? definitivamente a Camag?ey. All? radic? con su familia y puso en marcha la compa??a de tel?fonos, en la calle Rep?blica. Luego cedi? el contrato?a la Cuban Telephone Company en 1918, la que posteriormente estableci? sus oficinas en la calle Avellaneda.

El edificio ocupado en la calle Rep?blica por la compa??a de tel?fonos del Sr. Coll, fue despu?s el almac?n de v?veres La Hora (al detalle y al por mayor), propiedad del Sr. Florentino Cabezas. Despu?s de la confiscaci?n por parte del castrismo, pas? a ser una bodega donde las familias all? anotadas pod?an comprar los alimentos que autorizaba la tarjeta de abastecimiento mensual. En el piso superior viv?an las familias de Florentino Cabezas y Manuel Cora Cuadrado.

Hoy en d?a radica en la planta baja de ese edificio el restaurante Bodeg?n, para pago con chavitos (d?lares convertibles), y un "aire libre" llamado El Callej?n, con mesas en el Callej?n de La Soledad, que ha sido cerrado al tr?nsito automovil?stico.

Don Lorenzo Coll Mora y su esposa Teresa Torres tuvieron dos hijos, Lorenzo y Jos?. Ambos estudiaron la carrera de Leyes en la Universidad de La Habana y ejercieron brillantemente como abogados. Lorenzo como Teniente Coronel en el Servicio Jur?dico Militar del Ej?rcito y Jos? como Magistrado y Presidente de la Audiencia de Camag?ey.

Aprovecho para contar una simp?tica an?cdota en la que se vio envuelto uno de los hijos de aquel espa?ol que trajo a Camag?ey sus primeros tel?fonos. Se trata del Teniente Coronel Lorenzo Coll Torres, abogado y oficial del Ej?rcito Constitucional de Cuba. En una oportunidad el peri?dico El Camag?eyano public? algo que al militar no le pareci? oportuno. El Teniente Coll llam? al peri?dico para expresar su queja. Con el tono autoritario propio de un oficial, pidi? hablar con el director. Tan pronto contestaron su llamada dijo: "Soy el Teniente Coll y quiero hablar inmediatamente con el director. ?Qui?n habla?" Del otro lado del tel?fono le contestaron: "El periodista Lechuga". Indignado y crey?ndose v?ctima de una burla, el militar se dirigi? apresuradamente al local del peri?dico para aclarar la ofensa. Ofensa que no fue tal en realidad. El periodista que hab?a contestado su llamada era Carlos Lechuga, bien conocido en Camag?ey. No es necesario aclarar que todo qued? arreglado prontamente entre Coll y Lechuga.

Los tranv?as de?la ciudad


La ciudad de Camag?ey, en el centro de la regi?n ganadera m?s importante de la isla de Cuba, rica a la vez en campos de ca?a y grandes centrales azucareros como lo fueron Jaron? y Esmeralda -por mencionarlos con sus nombres originales-, fue tambi?n una de las pocas y privilegiadas poblaciones de Am?rica que, desde las postrimer?as del siglo XIX, tuvo tranv?as recorriendo sus angostas y retorcidas calles.

Los or?genes del transporte sobre rieles en Cuba se remontan a 1837 al inaugurarse, el 19 de noviembre de ese a?o, el primer tramo de la l?nea que un?a a la ciudad de La Habana con el pueblo de Bejucal, adelant?ndose as? a todos los otros pa?ses de Hispanoam?rica y a?n a la propia metr?poli, Espa?a. Muy pocos a?os despu?s, en 1846, comenz? a funcionar en la regi?n de Camag?ey el segundo ferrocarril de Cuba, que enlazaba a Puerto Pr?ncipe con el m?s importante puerto de la regi?n, el de Nuevitas, por donde llegaba un notable flujo de pasajeros y de carga en general, ya que el transporte mar?timo era por entonces la principal y m?s r?pida v?a de comunicaci?n.

Cuba tuvo uno de los primeros trenes de tracci?n animal en el mundo, que cubr?a el recorrido entre Regla y Guanabacoa, inaugurado en 1843, mientras que la ciudad de La Habana estrenaba su primer tren urbano en 1858, adelant?ndose nuevamente a todas las ciudades de Europa, con excepci?n de Par?s.

Primera etapa de los tranv?as de Camag?ey: los tranv?as "de sangre"

El desarrollo del transporte urbano sobre rieles corri? parejo al del transporte ferroviario entre poblaciones. Mucho antes de los primeros tranv?as el?ctricos, existieron los de tracci?n animal y con ellos cont? Puerto Pr?ncipe en exclusiva entre todas las poblaciones del interior de la isla. En efecto, Enrique Loynaz del Castillo, camag?eyano de s?lidos ideales independentistas, fund? en el a?o 1893 la compa??a "Ferrocarril Urbano de Puerto Pr?ncipe" con el prop?sito de crear en la ciudad una l?nea de comunicaci?n servida por tranv?as de tracci?n animal, conocidos tambi?n como tranv?as de sangre.

H?ctor Ju?rez Figueredo, continuador de una valiosa dinast?a de historiadores camag?eyanos, narra en "?Conoci? usted los tranv?as de Camag?ey?", trabajo publicado en el Bolet?n Diocesano de Camag?ey N? 62, noviembre de 2003, las frustradas peripecias insurgentes de Loynaz del Castillo aprovechando la introducci?n de esos primeros tranv?as de sangre:

"La empresa, desde su inicio, fue vista por Loynaz como una cobertura para apoyar el trabajo del Partido Revolucionario Cubano en la Isla. Y a fines de a?o (1893) embarc? hacia los Estados Unidos a fin de comprar all? seis carros y varios kil?metros de v?a de una quebrada compa??a tranviaria de Nueva Jersey, que se remataban en subasta p?blica. Los veh?culos deben haber sido fabricados originalmente por la John Stephenson Co., de Nueva York, la mayor firma productora de tranv?as en esa ?poca.

En Nueva York, Loynaz compr? el material y flet? el vapor noruego Alert para conducirlo a Nuevitas. A la par, acord? con Mart? llevar un armamento destinado a la revoluci?n en el Camag?ey, que se escondi? bajo los asientos de madera de los carros. El 30 de marzo de 1894 arribaba el buque a la bah?a cubana. La descarga del Alert tuvo lugar el 31 de marzo. Y el 2 de abril, en el tren de carga, y a las 2.00 P.M., lleg? el cargamento a Puerto Pr?ncipe. El alijo de armas fue denunciado a las autoridades y confiscado aquella propia noche. En la madrugada, Loynaz tuvo que escapar, en un viaje lleno de incidentes novelescos".


Este alijo de armas se compon?a de 200 rifles Remington y 48,000 cartuchos de dinamita, que no lograron llegar a manos de los futuros insurgentes. Nuestros primeros tranv?as tuvieron, pues, un malogrado comienzo patri?tico.

Apenas dos meses despu?s de la llegada de estos seis peque?os tranv?as o "carritos", como popularmente se les conoc?a, comenzaron a colocarse los rieles. Y el 11 de noviembre de 1894 se abri? al servicio p?blico el primer tramo con un recorrido que arrancaba en la estaci?n del ferrocarril Puerto Pr?ncipe-Nuevitas o "Paradero de San Jos?" (situada muy cerca de la estaci?n ferroviaria actual), tomaba por la calle Avellaneda, llegaba hasta la calle Soledad (llamada con posterioridad sucesivamente Estrada Palma e Ignacio Agramonte), para doblar en ella a la derecha rumbo a la Plaza de la Soledad. Este fue el primer recorrido de nuestros primitivos tranv?as, tirados por caballos.

Historiadores y cronistas espa?oles de la ?poca de la conquista y colonizaci?n advirtieron la existencia de regiones ind?genas en Cuba. El territorio camag?eyano estaba dividido en tres zonas bajo el control de los cacicazgos de Camag?ei o Camag?ebax, Caonao y Gu?imaro. La llegada y establecimiento a partir de 1492 de los europeos alter? de manera total la vida de los primitivos pobladores, quienes r?pidamente fueron convertidos en siervos, bajo un r?gimen opresivo y violento que determin? su extinci?n casi total en poco m?s de una centuria.

Dieciocho a?os despu?s del descubrimiento se inici? la ocupaci?n de Cuba con la fundaci?n -a partir de 1512- de las primeras siete villas, una de las cuales fue Santa Mar?a de Puerto Pr?ncipe, en la actual bah?a de Nuevitas, sin que sea posible precisar la fecha con exactitud (entre 1514 y 1515); aunque desde 1974 se conmemora oficialmente el aniversario el 2 de febrero de 1514.

En 1516 la villa se traslad? a las m?rgenes del r?o Caonao, al parecer en busca de mejores condiciones naturales y fuerza laboral ind?gena, puesto que all? hab?a un cacicazgo con poblaci?n relativamente numerosa. Doce a?os despu?s, en 1528, Puerto Pr?ncipe -como casi todas las primeras villas espa?olas de Cuba- sufri? un segundo traslado, esta vez hacia el cacicazgo de Camag?ei, situado en el centro geogr?fico del territorio.

El pomposo nombre original fue paulatinamente desplazado por el topon?mico ind?gena, m?s f?cil para el habla popular y de mayor arraigo insular, hasta que cuatro siglos despu?s, el 22 de abril de 1903, fue oficialmente reconocido para la ya por entonces ciudad el nombre de Camag?ey.

Una de las actividades mercantiles que m?s influy? en el desarrollo econ?mico del territorio fue el contrabando, en el cual participaron desde muy temprano hacendados criollos y comerciantes de todas las esferas, quienes directa o indirectamente amasaron grandes fortunas practicando o permitiendo el comercio il?cito, en cierta medida como consecuencia de la incapacidad del monopolio espa?ol para resolver eficazmente las necesidades de una poblaci?n en constante crecimiento. Al mismo tiempo se desarroll? la naciente oligarqu?a criolla, enriquecida fundamentalmente por la ganader?a, impulsada ?sta por las extensas llanuras y pastizales y las muy favorables condiciones clim?ticas.



Puerto Pr?ncipe fue cuna de la primera obra literaria cubana: un poema o canto ?pico-heroico con base hist?rica titulado Espejo de Paciencia, del escribano p?blico, natural de Islas Canarias, Silvestre de Balboa Troy????? y?Quesada.?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

???


Publicado por masseroli_team @ 18:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios